La seguridad de tu bebé en la vía urbana

Ed-Yorudon-Photopin,-paseo-bebé_web

Llevar de paseo a tu bebé por la calle es una importante fuente de estímulos visuales y sonoros que ayudan a potenciar los sentidos del recién nacido. La vía pública, no obstante, entraña numerosos peligros frente a los cuales los padres deben estar atentos. Por ese motivo, desde el Rincón de la Canastilla te alertamos de los principales riesgos y te ofrecemos una serie de consejos.

En primer lugar, es importante seguir con cuidado cada una de las instrucciones del fabricante del coche o silla de paseo, no instalando pesos adicionales que les haga perder la estabilidad. Por ejemplo los manillares no pueden soportar pesos de bolsas de la compra. Los bebés han de llevar siempre los arneses de sujeción, es muy importante que así sea para evitar que ante cualquier choque puedan salir despedidos.

Otra importante recomendación es que mientras se espera en un cruce, nunca se debe adelantar el coche del bebé, éste debe estar en línea con nosotros o por detrás, según explica la Asociación Nacional de Seguridad Infantil. Además, no se debe cruzar jamás entre vehículos aparcados o parados. Asimismo, hay que prestar especial atención a las entradas y salidas de los aparcamientos ya que no siempre cuentan con la suficiente visibilidad.

Al salir del automóvil, la primera operación que deben realizar los padres es sacar la silla o coche del bebé, abrirla y frenarla en un espacio peatonal y bajo nuestro control, para después sentar al recién nacido y sujetarlo con el arnés. Es necesario utilizar elementos reflectantes o similares para mejorar la visibilidad de la silla para que evitar que en situaciones de escasa visibilidad natural un conductor no logre distinguirla.

Foto: Ed Yourdon Vía: Photopin