El sonajero, un juguete necesario para el bebé

Sonajero para el bebé en el Rincón de la Canastilla

Más allá de divertir y entretener, el sonajero es indudablemente uno de los juguetes más importantes con el que el bebé podrá interactuar y desarrollar sus sentidos desde los primeros meses de vida. En El Rincón de la Canastilla os recomendamos este regalo, de apariencia simple, pero de gran relevancia y necesario porque ayuda al mismo tiempo a la coordinación de los movimientos del recién nacido, así como a crear rutinas. Hoy os enseñaremos cuáles elegir y por qué para que vuestra elección sea una apuesta segura.

Para los primeros días y meses de vida lo más recomendable son los sonajeros blandos para que el bebé pueda jugar con él, resulte agradable al tacto y no corra riesgo de sufrir ningún tipo de daño. Lo mejor será siempre optar por los colores vivos para que capten una mayor atención de los recién nacidos. Algunos suelen incorporar luces y sonidos que ayudan a desarrollar y potenciar el sentido de la vista y la audición. Cuando comienzan a salirle los dientes, es igualmente importante contar con un sonajero con anillos de dentición para que puedan ser mordidos.

Mordedor sonajero musical para el bebé en el Rincón de la Canastilla

En cualquier caso, será imprescindible mantenerlos siempre muy limpios y elegir un sonajero acorde al tamaño y las manos del bebé para que resulten más fácilmente manejables. A la hora de comprar este tipo de regalo será fundamental asegurarse de que los elementos que provocan el sonido, como bolitas o cascabeles, no se puedan desprender del juguete. De ese modo, evitaremos que puedan ser ingeridos por el recién nacido.

Al jugar conviene no agitar bruscamente el sonajero para no asustar al bebé. Lo ideal es moverlo con cierta suavidad y dejar que el recién nacido pueda contemplarlo. Una vez que se ha familiarizado con el objeto, llega el momento de dejar que lo muerda, lo chupe y lo tire al suelo. Esa es precisamente la forma mediante la que aprenden a identificar formas e interactuar con su entorno. Para los primeros días de nacido bastará con dejarlo visible desde la cuna para que pueda ser observado.

De visita al pediatra o cuando se va de viaje en coche, resulta recomendable llevar varios tipos de sonajeros para mantener al bebé entretenido y ocupado. Asimismo, se puede emplear como un artículo de aprendizaje, además de entretenimiento. Por ejemplo,  se puede ayudar a desarrollar su memoria si creamos rutinas al utilizarlo siempre antes de la hora del baño, de la siesta, o de comer. Así sabrá que tocará después.